La isla de Mallorca es un destino muy especial. Este lugar ofrece opciones variadas, para todo tipo de personas, con distintos perfiles. Puedes venir a Mallorca a desconectar del mundo y disfrutar de unos relajantes días de playa, puedes venir a recorrer la zona de bares y dejarte llevar por su animada vida nocturna, o incluso puedes venir a sumergirte en esa Mallorca histórica, que nos traslada a un mundo lejano pero presente a través de maravillosos edificios y museos.De hecho, puedes lograr que tu viaje a Mallorca tenga un poco de todo. Pronto verás que es posible dedicar unas horas a cada una de estas geniales actividades, y así lograr en conjunto una experiencia fascinante durante tu estancia.

El casco antiguo de Palma

En próximos artículos iremos profundizando en los diversos lugares que puedes encontrar en tus paseos por el centro de la capital mallorquina, sin embargo, hoy haremos hincapié en los puntos de interés para cualquier enamorado de la historia medieval.Deberás empezar la visita en la Catedral de Mallorca, que empezó a ser construida en el Siglo XIII. Existen visitas con audioguías por un precio muy económico. Recomendamos que optes por ellas, en el idioma que prefieras, para que no te dejes fuera nada importante. ¡vale la pena!Junto a la catedral tenemos el Museo Diocesano, en la Calle del Mirador, 5. En él encontrarás desde imponentes retablos, hasta las más delicadas piezas, provenientes de iglesias y monasterios de la isla. Es interesante el recorrido que puedes hacer a través del cristianismo en Mallorca.

Un barrio muy especial

Y al salir del museo, te espera un interesante paseo. Recorrer las calles de la antigua judería, es una experiencia en sí misma. Sus callejuelas empedradas te llevan a través de serpenteados caminos, sin rumbo aparente. Es divertido y hermoso a la vez. Es una zona llena de vida, tanto por la presencia de los visitantes, como por los acontecimientos históricos que tuvieron lugar entre sus muros, tantos siglos atrás.Y como colofón, acércate hasta la calle del Temple. Allí encontrarás el último vestigio de lo que fue la muralla de Medina Mayurqa tras 1.115, que pasó a manos de la orden del Temple con la conquista de Jaime I. Hoy en día, solo queda parte de la fachada, pero la tienes ahí, a tu alcance. Testigo del paso de los siglos, como único remanente de la orden militar tan poderosa entre los Siglos XII y XIV, y que fue destruida por culpa de la codicia y la falta de honor de monarcas y papado.Esperamos que hayas disfrutado por este viaje concentrado pero intenso, a lo largo de la historia medieval de Mallorca. Eso sí, ¡aún tienes todo tipo de opciones a tu alcance! ¿Qué tipo de viaje te apetece disfrutar en la isla?Fotos: palmavirtual.palma.cat